En un intento por darle formalidad al trabajo doméstico, fue sometido en el Senado de la República un proyecto de ley que plantea que esos servicios se hagan bajo la firma de un contrato a ser notificado al Ministerio de Trabajo, donde serían acordados los salarios.

Establece además que esos trabajadores tendrían derecho a vacaciones pagas, a la seguridad social, riesgos laborales, prestaciones, garantías de servicios de salud y de pensiones para lo que deberán cotizar.

También define diferentes modalidades del servicio doméstico y conforme a ello se les otorgará su descanso. Los de tiempo completo tendrán 36 horas continuas, los de medio tiempo 8 horas semanales y los ocasionales, según convengan las partes.

La moción crea el Consejo Laboral del Trabajo Doméstico en la República Dominicana, adscrito al Ministerio de Trabajo, con la encomienda de organizar, normar y servir de árbitro del subsector doméstico.

Otorga libertad sindical y precisa que los trabajadores domésticos con la firma del contrato adquieren todas las obligaciones de ejercer sus labores con responsabilidad y eficiencia, quedando en manos del Consejo Laboral determinar las sanciones ante el incumplimiento en que incurra el empleado.

La iniciativa legislativa contempla que los empleados domésticos tienen derecho a gozar de todas las disposiciones de la Ley 87-01 y sus modificaciones, que crean el Sistema Dominicano de Seguridad Social.

“Los riesgos laborales de los trabajadores domésticos bajo relación de dependencia serán garantizados en las disposiciones propias para el subsector, cubiertos por el fondo de cotización directa del empleador, como asegurados obligatorios especificados en el contrato, igual le serán cubiertos, con cotizaciones compartidas, todo tipo de prestaciones de salud y pensiones”, refiere el artículo 22 de la propuesta.

Las contribuciones

Las cotizaciones para el seguro de salud, fondo de pensiones (por cesantía, por edad avanzada, discapacidad y sobrevivencia) y riesgos laborales, procederán en base al salario del trabajador.

En consecuencia, para el seguro de salud, el empleador contribuirá con un 6 % del salario; el Estado con un 3 % y el empleado con un 2 %.

Para el fondo de pensiones, tanto el empleador como el Estado aportarán un 4 % y el trabajador un 2.5 %. En materia de riesgos laborales el empleador dará un 1 % y el Estado 0.75 %.

“Los empleadores están obligados a deducir estos montos del salario del empleado (a) y remitirlos a la Tesorería Nacional dentro de los primeros tres días del mes posterior, a través de un mecanismo ágil y fácil, que no cause molestia, que deberá establecer en el reglamento el Consejo Laboral del Trabajo Doméstico”, plantea el proyecto.

La pieza impulsada por el senador Yván Lorenzo Suero, propone realizar un Registro Nacional de Trabajadores Domésticos y crear una escuela de formación laboral.