Valentino Lanús se convirtió en uno de los galanes más populares de la pantalla chica y el público lo acompañó en las diversas telenovelas que protagonizó.

El actor se robó el corazón de muchas televidentes gracias a su carisma.

Valentino alcanzó el éxito con la telenovela “Primer amor, a mil por hora”, donde compartió cuadro con Anahí, Ana Layevska, Sebastián Rulli y Kuno Becker.

El actor continuó forjando su trayectoria con varias producciones televisivas como El juego de la vida, Amar otra vez, Inocente de ti y Las tontas no van al cielo, donde compartió escena con quiera fuera su pareja, la actriz Jacqueline Bracamontes.

En 2014 protagonizó la cinta “Quiero ser fiel”, una película dominicana de comedia y romance, dirigida por Joe Menéndez, donde compartió escenas con las actrices y cantantes Sandra Echeverría y Dulce María y el veterano actor Saúl Lisazo.

Su trabajo más reciente en la pantalla chica fue en 2017, con el remake de la telenovela Nada personal, donde dio vida a Alejandro Castillo.

Desde ese momento no se le ha vuelto a ver en otra producción, pues el actor decidió dar un giro de 180 grados a su vida.

El protagonista de Llena de amor se convirtió en padre de una hermosa niña llamada María Magdalena, por lo que dejó atrás los sets de grabación para dedicarse de lleno a ser guía espiritual y a su faceta como papá. Además de elegir una vida como trotamundos.

El exmodelo de 45 años realiza diversas actividades para sanar su mente y cuerpo como la meditación, yoga y artes marciales.

En una reciente entrevista con la revista Caras que reprodujo People en español, Valentino reveló que las “búsquedas dentro de las prácticas de yoga y sus variantes, así como el estudio de textos sagrados antiguos” llenaron su vida y la de su familia de “magia” y “sabiduría”.