El Gobierno contempla dejar en funcionamiento por ahora el toque de queda actual, el cual contempla un horario más flexible que los anteriores, dijo este jueves la vicepresidenta de la República y coordinara del Gabinete de Salud, Raquel Peña.

La funcionaria dijo, en una rueda de prensa sobre el comportamiento del COVID-19 en el país, que la medida restrictiva siempre va a depender del comportamiento de la enfermedad en la población, “de la curva de contagio”.

El actual toque de queda, que inició el miércoles tres de marzo, fue dispuesto por el Gobierno a través del decreto 133-21 de fecha uno del mismo mes y que concluye este miércoles 17.

El mismo comienza de lunes a viernes a las 9:00 de la noche, hora en que deben cerrar los establecimientos comerciales. También incluye tres horas de libre tránsito para que las personas puedan desplazarse “exclusivamente” a sus hogares, es decir, que tienen hasta las 12:00 de la medianoche. Este toque de queda concluye a las 5:00 de la mañana del día siguiente.

En tanto, los fines de semana, el toque de queda empieza a las 7:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana, con igual cantidad de horas de libre tránsito.

Peña habló del tema al ser consultada por un periodista sobre si el Gobierno ha contemplado mantener o varias las medidas restrictivas a la población debido a la pandemia. Su respuesta fue la siguiente: “Hasta ahora lo que nosotros hemos conversados y, de acuerdo, lo he repetido varias veces, a la línea del comportamiento de la curva de contagio, es mantener, precisamente, pues ese horario”, acotó durante la actividad, realizada en el Palacio Nacional.

La funcionaria hizo hincapié en la importancia de mantener las medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus.

“Sin embargo, yo vuelvo y hago otro llamado, la responsabilidad final es de cada uno de nosotros como ciudadanos para que nosotros podamos tener ese comportamiento que sea responsable, podamos mantener ese distanciamiento, el uso de la mascarilla, el lavado de manos”.