“No me perdonaría que otra mujer sea abusada por quedarme callada y no denunciarlo”, externó una de las dos jóvenes que acusan a Lenin Quezada, cirujano y exalcalde del municipio de Licey al Medio, en Santiago, de anestesiarlas y violarlas sexualmente.

La joven de 20 años, en conversación con reporteros de Diario Libre, agregó que su interés es evitar que el profesional de la salud y dirigente político utilice sus influencias para salir de prisión, donde cumple medida de coerción por los casos de presunta violación sexual.

La otra joven presuntamente abusada dijo que el cirujano le aplicó anestesia general para “sacarle una uña encarnada”.

“En mi adormecimiento sentí que me besaba todo el cuerpo. Cuando vine a entrar en sí, él -Lenin Quezada- me llevaba de la mano a la sala de espera”, relató la joven de 23 años.

Ambas jóvenes explicaron que lo más difícil que han enfrentado desde que se querellaron formalmente contra el exalcalde de Licey al Medio es la duda del entorno y de sus propias familias.

Las querellantes enfatizaron que no buscan lucrarse del proceso judicial. “Yo no quiero dinero, lo que quiero es que se haga justicia”, expuso la más joven de las víctimas.

Las jóvenes, de semblantes humildes, residían en Licey al Medio. Una de ellas se mudó al municipio de Moca, provincia Espaillat. Confiesan que esta situación les ha causado ansiedad, insomnio y tristeza ante las dudas sobre su reputación.

Modus operandi

Cuando le impusieron tres meses de prisión preventiva el pasado 9 de febrero, Lenin Quezada caminó silencioso y calmado desde la sala de audiencia hasta la conocida “carcelita” del Palacio de Justicia Federico C. Álvarez. Pese al cerco y las preguntas de la prensa, nada parecía inmutarlo.

Las dos mujeres que le acusan de violación y actos de barbarie, informaron en entrevista exclusiva a Diario Libre, que el doctor las citaba a su consultorio los sábados, un día de baja afluencia de pacientes. Además, no le asistía ni secretaria ni enfermera.

“Siempre estaba solo y me preguntaba si estaba casada y al responderle que no, me insinuó que yo no atendía bien a mi marido en la cama”, expresó una de las damas, cuya identidad se omite para preservar su integridad.

Según la denuncia, los casos ocurrieron el 22 y 27 de agosto del 2020 en el consultorio del galeno, ubicado en el principal centro de salud privado del municipio de Licey al Medio.

El ejecutivo municipal está acusado de violación sexual y actos de tortura y barbarie. Se espera que la Corte de Apelación del distrito judicial de Santiago revise el próximo viernes 12 de marzo la medida de coerción consistente en tres meses de prisión impuesta.

Además de los casos del año pasado, el médico y dirigente político tiene un caso de violación sexual del año 2019. En esa oportunidad la supuesta víctima retiró la querella.