Tras varios meses de audiciones, evaluaciones, semifinal y final, llega esta noche el esperado episodio decisivo del concurso de talentos Dominicana’s Got Talent (DGT). En él se disputarán el segundo título del programa, los cantautores Diego Jaar y Marteen Franko; las cantantes Keren Montero, Ana Yvelisse, Amanda Sánchez y Raquel Rojas; los exponentes urbanos Junior “La Melodía” y “El Piro”; el mago Vicente y el inteligente niño Alejandro.

Los participantes Diego Jaar yEl Piro” fueron los primeros en pasar a la final de DGT en su segunda temporada.

Diego, quien obtuvo el Golden Buzzer de Waddys Jáquez, se superó en su presentación de la segunda temporada, llevándose los elogios de todos los jueces.

No es un improvisado en la música. Él tiene varios años compartiendo su talento como cantautor con el público local a través de sus shows en vivo y las diversas plataformas digitales. Sin embargo, desde hace un tiempo, la ha puesto en un segundo plano para dedicarse a su otra pasión, el mundo de la publicidad y la cinematografía, hasta ahora.

“Yo dije si puedo gustar con mis canciones, puedo hacer música en cualquier parte, esta es la confirmación de que sí puedo”, expresó emocionado.

Otro que tampoco es un improvisado es el rapero conocido como “El Piro”. Con su rap social, Eduardo Sánchez Tolentino se ganó un lugar en la final del programa Dominicana’s Got Talent. No obstante, aunque sorprendió a muchos que lo siguen más por sus análisis en la plataforma de crítica social, “Somos Pueblo”, lo cierto es que él no es un improvisado en el género urbano local.

“Yo rapeo desde los 13 años… he llevado el rap al estilo de vida que tengo ahora; se relaciona un poco porque lo que pretendo es llevar rap conciencia a las personas, pero con un mensaje no muy aburrido”.

A ellos se unieron las cantantes Amanda Sánchez y Raquel Rojas, quienes, con sus potentes voces, se ganaron los votos del público y las buenas valoraciones del jurado. Amanda, con una interpretación al estilo jazz y un aire bohemio, se impuso al resto como la más votada de ese capítulo de la semifinal.

Su pasión por el mundo artístico la descubrió a temprana edad. Al conversar para Diario Libre, la joven cantante confesó que a los 11 años incursionó en el mundo de la música, tocando la batería, pero dos años más tarde se dio cuenta de que lo de ella era el canto. Junto a Amanda, avanzó Raquel, la estilista con voz potente y personalidad deslumbrante.

La cantante aseguró sentirse muy feliz por el apoyo recibido del público que, con sus votos, la ayudaron a avanzar a la última etapa de la reñida competencia.

“Me siento muy feliz y maravillada de poder estar encima de ese escenario y, que a pesar de todos esos nervios y todas esas emociones, poderlo darlo todo”, dijo a Diario Libre.

En el programa siguiente, pasaron a la final el mago Vicente Rodríguez y el cantante de música urbana Junior “La Melodía”. Con solo 17 años, Vicente es un apasionado por los deportes, como el béisbol y básquetbol, además de interesarse por el “freestyle”, pero a diferencia de otros de su edad, una afición poco común forma parte de sus días, “el ilusionismo”. Gracias a ella, avanzó como el más votado del episodio en el que concursó.

“Duré mucho tiempo jugando béisbol, unos seis años; básquetbol unos cuatro, y también hice freestyle, finalmente, dejé esas aficiones, y actualmente, de un año para acá, solo hago ilusionismo”, confesó durante la entrevista.

Otro que tiene una gran historia de superación fue el también finalista que resultó de esa emisión, quien es un cantante de música urbana que tiene una línea romántica y busca ganarse un espacio en la música urbana con letras cuidadas.

Él no es un improvisado, desde 2015,viene materializando el sueño de convertirse en cantante de música urbana y representar al país en playas extranjeras a base de música urbana.

La voz de Keren Montero y la inteligencia del niño Alejandro les aseguraron un espacio en la final del show de talentos.

Keren es una cantante cristiana que busca llevar un mensaje transformador, y Alejandro es un niño que no tiene límites al momento de lograr sus sueños.

Ambos, dijeron a DL lo que harían de ganar el show.

De su lado, Keren ayudaría a agrandar la iglesia donde asiste, y construirle una casa a su madre, mientras Alejandro destinaría los fondos para construirles las casas a sus niñeras.

Finalmente, Ana Yvelisse y Marteen Franko obtuvieron los últimos pases a la final, en un capítulo donde el talento vocal fue impresionante.

Franko es un militar, músico, compositor y cantante; fue el más votado, y Ana Yvelisse es una dama con poca experiencia, pero con mucho talento vocal.