Una pareja sudafricana tuvo una sorpresa inesperada en su casa. Es que revisando las cámaras de seguridad se encontraron con un visitante sorpresa: en el fondo de la piscina encontraron a un cocodrilo de 3 metros, nadando plácidamente.

Pero, ¿cómo llegó el caimán hasta ahí? Según precisaron desde Wild Heart Wildlife Foundation, una organización sin fines de lucro, pudo haberse debido a la crecida de un río cercano luego de un fuerte temporal de lluvias provocado por el ciclón Eloise.

Luego de haber hecho la denuncia, los especialistas llegaron a la casa y pudieron rescatar al reptil, que luego fue trasladado a un santuario de preservación para ser analizado por el Departamento para la Conservación de la Naturaleza.

«No queríamos que sufriera ningún daño, pero tampoco queremos que ningún humano sufra ningún daño. Creo que hay que alertar sobre la proximidad de cocodrilos en zonas aledañas al río», comentó Angel Breytenbach, uno de los integrantes de la pareja dueña de la casa.