Representantes de 102 juntas de vecinos demandaron este martes el asfaltado de las calles de todos los barrios pertenecientes a Villa Mella, así como otras necesidades requeridas con carácter de urgencia por los residentes de este localidad.

Las juntas de vecinos demandan además del asfaltado de calles, la construcción de un cementerio, de un polideportivo, y de otra avenida, así como la limpieza de una cañada.

La concentración reunió a casi 300 personas frente a la estación del metro Mamá Tingó, en Santo Domingo Norte, donde se encontraba “crucificado’’ el pastor Luis Lora, vicepresidente de la Junta de Vecinos Padre Segura el Nuevo Fundo.

Lora, de 59 años de edad y con seis hijos, dijo: “Me crucifico aquí por una causa justa, pacíficamente, exigiendo que podemos vivir dignamente con calles asfaltadas, con aceras y contenes, y con servicio eléctrico”.

Roberto Medina, presidente de la Asociación de Juntas de Vecinos Mamá Tingó, explicó que en lo referente al cementerio, las personas fallecidas son sepultadas en Los Casabes, el cual “está lleno por completo”.

Agregó: “Estamos aquí en pie de lucha, hasta tanto nos puedan asfaltar todos los barrios de San Felipe, Punta, La 28, Carlos Álvarez, y todos estos barrios que cuando llueve están en el lodo, y cuando están secos, en el polvo”.

Zoilo Sepúlveda, pastor evangélico de la Iglesia Misión Setenta, manifestó en tanto: “Nosotros vivimos aquí como viven los cerdos, las vacas y no podemos seguir en esta situación”.

Sepúlveda indicó que se han reunido con las autoridades del Ayuntamiento de Santo Domingo Norte, y que para el 26 de abril próximo tienen programada una gran marcha hacia el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), y que si esta institución no les hace caso, luego irán hacia el Palacio Nacional.

En la concentración también se encontraba presente a modo de apoyo Virgilio Almánzar, presidente del Comité Dominicano de los Derechos Humanos (CDDH).