El joven venezolano Armando Medina, quien hace cuatro meses quedó en estado grave tras ingerir una bebida alcohólica adulterada, presenta leves mejoras.

La esposa del joven, Ainoha Garate, explicó a Diario Libre que el joven tiene una reacción de reconocimiento y entiende cosas que se le comunican.

“Evidentemente en estos casos a veces es como que se conecta por algunos momentos, como que a veces su conexión no es constante o a veces no puede responder completamente a lo que le pedimos. Es una cuestión de la reacción a los estímulos. Él sabe quién soy yo y algunas personas y vemos que tiene una reacción de reconocimiento”, manifestó.

Agregó: “Armando se encuentra estable en cuanto a sus signos vitales; él ha presentado unas leves mejoras con respecto a su daño cerebral… todavía no puede hablar, en cuanto a su nervio óptico se encuentra afectado por el licor que ingirió, pero no sabemos hasta qué punto es el alcance, sabemos que algo puede ver, pero no que tanto”.

Sostuvo que el diagnóstico es reservado.

“Por el momento nos dicen que el diagnóstico sigue siendo reservado, no nos dan una garantía de nada de que pueda volver a ser como él era”, agregó.

El joven resultó intoxicado al ingerir bebida alcohólica adulterada durante un viaje desde Santo Domingo a la Isla Saona, realizado por la compañía Ata Excursiones.

Garate aseguró que han acumulado gastos por encima de los tres millones de pesos y que la clínica ha sido considerada en algunos aspectos.

La joven manifestó que la compañía de viajes no se ha hecho responsable de los gastos y que están en un proceso judicial.