La Superintendente de Seguros reconoció este lunes a cuatro mujeres en el área profesional y social como «Heroínas anónimas» del Gran Santo Domingo por motivo del Día Internacional de la Mujer.

Josefa Castillo Rodríguez, superintendente de Seguros valoró el rol de las mujeres, tras resaltar sus avances alcanzando importantes posiciones durante su trayectoria.

En el Acto de Reconocimientos efectuado en la Superintendencia de Seguros, Castillo Rodríguez, señaló que pese a los avances que la mujer dominicana ha tenido en la igualdad y equidad de género, todavía persisten trabas que impiden un porcentaje igualitario y equitativo sobre la participación de las mujeres en las áreas laboral, política y social “y todavía nos hablan de cuotas”.

La funcionaria y dirigente perremeísta expresó que pese a ello muchas mujeres “estamos preparadas no sólo para administrar, sino para asumir grandes retos. Y no solo administrar bien, sino también asumir bien esos retos», precisó.

En ese sentido manifestó que ya llegaron los tiempos de que la sociedad le dé la oportunidad a la mujer de llegar a la más alta magistratura de la nación.

Se entregó reconocimientos a cuatro mujeres destacadas del Gran Santo Domingo: Leocadia Núñez Santos, Dolores González, Georgina Mercedes Portes García, y Génova Navarro,

Asimismo, doña Abundia Perdomo y Lilian Heredia fueron reconocidas como empleadas de más antigüedad en servicios en la Superintendencia de Seguros, a las que calificó de “mujeres virtuosas, de gran valía y de aportes grandiosos a sus comunidades, heroínas anónimas del país.”

También felicitó a las mujeres de su partido y del país, a las que dijo no les han regalado nada, sino que con su esfuerzo, entrega y trabajo allanaron el camino del cambio, por lo que las labores que desempeñan, tanto en la gestión gubernamental como en los puestos de elección, son más que merecidas. Y por aquellas que han caído en defensa de sus derechos en el mundo.

Castillo Rodríguez narró que desde el nacimiento de la humanidad la mujer ha sido sometida a la desigualdad, a la violencia, al cierre de oportunidades y espacios, los cuales, con su capacidad, inteligencia, sabiduría, paciencia y con la reciedumbre de su corazón han conquistado los espacios, lo que ha permitido que “no sólo seamos copartícipes de la creación, la formación y el equilibrio de la familia sino de toda la sociedad”.

Dijo que las mujeres han abarrotado las universidades, las instituciones civiles y las gubernamentales, demostrando con hechos que son trabajadoras, honestas y mejores administradoras.

Señaló que, pese a ello, las mujeres siguen siendo las más vulnerables por la violencia machista que ha generado una de las tasas más altas de violencia intrafamiliar y en el país, del cual dijo “debe pararse ya».