«Este no es un día de fiesta; es de lucha y resistencia», vociferaban decenas de mujeres del Movimiento de Mujeres Trabajadoras (MMT) y del Partido Comunista del Trabajo que se apostaron este lunes frente al Congreso Nacional para reclamar que se aprueben las tres causales para lograr la legalización de la interrupción del embarazo en el Código Penal.

Luz Eneida Mejía, del MMT, afirmó que «las han estado mariando» con la promesa de incluir las tres causales en una ley especial.

«No queremos ley especial. No queremos que nos mareen más con eso. Nosotras queremos que se incluyan ya las tres causales en el Código Penal», manifestó.

También, advirtió al presidente Luis Abinader que ese movimiento rechaza que sea modificado el Código del Trabajo para eliminar conquistas logradas, como son los derechos de la maternidad, los cuáles no son negociables.

Además, pidió la igualdad de salarios y dijo que las trabajadoras están cargando muy pesado por el aumento del costo de los productos de consumo básico y el alto costo de los combustibles, entre otros.

«Es por eso por lo que llamamos a todas las mujeres trabajadoras a iniciar movilizaciones en barrios y comunidades, a toque de cacerolas e iniciativas populares que le digan al Gobierno que no votamos por eso. Nosotras votamos para eliminar eso y hacer el cambio», expresó.

Mejía reclamó también aprobar la ley del Trabajo Doméstico.

Las mujeres portaban varios carteles que rezaban «Igualdad salarial, la vamos a conquistar», «tres causales ya, en el Código Penal», entre otros.

Legisladores las apoyan

El diputado del Frente Amplio, Juan Dionicio Restituyo, abogó para que diversos sectores sigan presionando con ese tipo de manifestaciones frente al Congreso Nacional, a fin de lograr el apoyo de diputados y senadores con esa causa.

«El país está ahí en ese edificio y son ustedes los que tienen que presionar en cada provincia, los diputados nacionales y los del exterior, para que legislen, que dejen de ser simplemente diputados y senadores y legislen a favor de las causas mayoritarias, no de un grupo», expresó.

Añadió que si cuentan con el pueblo los congresistas podrán lograr mejores legislaciones.

Advirtió que en una lucha de hegemonía entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, el primero les ha ganado la batalla.

Cuestionó que sus pares en el Congreso Nacional no entiendan que representan un poder del Estado, por lo que pueden cambiar el rumbo del país.

En tanto que la senadora perremeísta, Faride Raful, afirmó: «No vamos a bajar la guardia» para lograr que se respeten los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Refirió que ayer se realizó otra manifestación «hermosísima» frente al Congreso Nacional que buscaba el mismo propósito.

Agregó además: «Se han planteado alternativas de leyes especiales con las que no estamos de acuerdo porque siempre el bajadero ha sido tratar de decir que van a legislar a través de una ley especial el tema de las tres causales, pero manteniendo la penalidad de cualquier tipo de interrupción de la gestación en el Codigo Penal y eso no lo vamos a permitir».