Varias organizaciones sociales, clubes de madres, juntas de vecinos, líderes comunitarios y parientes de víctimas recientes de la violencia que sacude los barrios del distrito municipal Santiago Oeste, caminaron este domingo por las calles del barrio Santa Lucía y comunidades aledañas, en contra de la violencia y reclamando el derecho a vivir en paz.

La caminata, de los que dicen que son más los buenos que los que intranquilizan sus calles, es un llamado de alerta para despertar la conciencia ciudadana, a fin de que aúnen esfuerzos para detener la ola de delincuencia y violencia que ha desangrado la vida de inocentes en los barrios de Cienfuegos.

La iniciativa es de la Fundación Solidaridad, el Centro Integral para el Desarrollo Local (Cidel); Niños con una Esperanza, Fundación Balms para la Infancia, el Consejo para el Desarrollo del Barrio Santa Lucía, la Red de Mujeres por el Desarrollo de Cienfuegos, y más de una decena de juntas de vecinos, que piden a las autoridades poner el ojo sobre el distrito, donde la inseguridad campea, arrodillando a la población valiosa y de trabajo.

Integrante del Cidel, la dirigente comunitaria Ana Vásquez destacó que, en el marco del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este lunes ocho de marzo, estas organizaciones están elevando un clamor para que también la violencia machista, que arrebata los derechos de las féminas y atiza los feminicidios en sus barrios, se detenga.

Atender las necesidades que afecta a la juventud es primordial, dice, porque es la población que están perdiendo, ya que la exclusión y la falta de oportunidades, los empuja a delinquir.

Por ello, estas organizaciones, con el apoyo de la Xunta de Galicia, han emprendido varias acciones como desarrollar programas de trabajo enfocados en las artes, los deportes y actividades culturales, que involucran a la juventud.

Las causas del estallido violento

Para el activista comunitario y pastor, Pablo Ureña, las causas que generan la violencia y la delincuencia son antiguas, conocidas y han sido ignoradas durante décadas por las autoridades.

Dice que hay una deuda social muy marcada, que ha dejado a un lado a la juventud que, en lugar de aspirar a crecer, a capacitarse, ha tomado el camino de las drogas y la delincuencia, porque no tiene oportunidades que hayan sido pensadas para ellos.

El llamado, explica, lo hacen a la Policía, a la Dirección Nacional de Control de Drogas, y al presidente, Luis Abinader, para que se interese en la problemática y apoye la iniciativa de estas organizaciones, ‘’para ver si podemos rescatar estos muchachos. Que reflexionemos sobre lo que está pasando y que no nos hagamos de la vista gorda’’ expresó.

La pandemia, enfatiza el activista, ha agudizado los problemas de Cienfuegos y entre estos el que afecta directamente a la población estudiantil, porque cientos no fueron incorporados a las clases virtuales por carecer de condiciones, motivación y seguimiento para que se involucraran en el sistema virtual en que se imparte la docencia.

El director de proyectos de la Fundación Solidaridad, Alfredo Matías, dijo que la manifestación de estos colectivos, es una contribución para elevar la conciencia social de la gente, de manera que se desarrollen acciones permanentes que contribuyan a la disminución de la violencia, sobre todo a la violencia de género.

El fenómeno de la delincuencia que afecta a toda la comunidad, no genera por sí solo una motivación para que la gente se involucre en estas acciones, lo que Matías atribuye al miedo que siente la gente de dar la cara y demandar justicia, porque eso lo convierte en un blanco de determinados sectores.

Los males sociales

La junta distrital Santiago Oeste que alcanzó esta categoría en diciembre del 2018, mediante la Ley 65-18, la compone una población que supera los 231 mil habitantes. En la mayoría de sus barrios su gente vive en la marginalidad, la precariedad de servicios básicos, la falta de programas sociales y la ausencia del Estado.

A dos años y 3 meses de convertirse en distrito, las soluciones no son visibles, aunque estos grupos reconocen el esfuerzo de las nuevas autoridades, encabezadas por el director de la junta, el perremeista Eddy Báez.

Susana Toribio, de la Red de Mujeres por el Desarrollo de Cienfuegos, piensa que debe dársele tiempo a las autoridades, para que vayan solucionando problemas que son muy viejos.

En Cienfuegos, el sistema de aguas residuales es obsoleto. La creciente población, demanda mayor capacidad del mismo y los conductos han colapsado. Esto ha provocado que durante años las aguas residuales se escurran por las calles, inundando aceras, contenes y viviendas y generando problemas de salud en la gente.

Aunque con acentuada lentitud, la Comisión Presidencial de Apoyo al Desarrollo Provincial, tiene a cargo los trabajos de rehabilitación del sistema de drenaje. Muchos de los proyectos están en proceso de licitación, según informó la dirección provincial del Ministerio de Obras Públicas.

Violencia de género

Muchos casos de abuso se consuman por la falta de información que la mayoría de veces guarda la propia víctima y quienes están en su entorno, lo que imposibilita que se les auxilie.

La afirmación es del padre de Yomaira Martínez Aybar, la adolescente de 14 años asesinada de un batazo y otros golpes contusos la noche del 23 de enero del 2021, quien también marchó por su hija. Dijo que, tras su muerte, fue que se enteró de que era víctima de abusos y amenazas por parte del que, siendo su pareja sentimental, le advertía de no visitar a nadie ‘’porque si no, la mataba’’.

Lorenzo Martínez, se refiere a Fabio Antonio Mercedes Martínez, alias el Rubio, quien fue arrestado mediante la orden judicial 00452-2021, por su vinculación con el asesinato de la adolescente.

‘’Yo no podía pensar que él daba para tanto y todo el mundo sabía eso por ahí, pero nadie decía nada’’ se quejó.

La misma noche que mataron a la menor, había caído, minutos antes, un joven de 30 años, al que un grupo armado, que, dicen, lidera los puntos de drogas, acribillaron al inferirle más de una docena de disparos. Del homicidio de Jeury Miguel Ramos Pérez, poco se ha sabido. Su muerte sigue en el limbo y no hay detenidos, denunció su familia.

La Red de Mujeres por el Desarrollo de Cienfuegos, desarrolla programas de acercamiento, rescate, orientación y capacitación para mujeres víctimas de violencia de género y las identifica e involucra en estos programas mediante los levantamientos que, dicen, realizan en la comunidad.

El 11 de febrero, otro hecho de violencia volvió a escandalizar a Cienfuegos cuando agentes de la Policía supuestamente acribillaron a un joven de 20 años al que la uniformada le atribuye haber robado una motocicleta.

Nelson Luis Inoa Martínez, que supuestamente enfrentó a los agentes policiales, no estaba armado, dicen sus parientes, quienes además aseguran que el muchacho fue confundido.

El hecho, desató la ira de un grupo de personas que irrumpió violentamente en el destacamento de la Policía, donde un agente, agredió a una mujer que más tarde fue hospitalizada.

La sangre volvió a correr en Cienfuegos con el asesinato, por parte de desconocidos, del vigilante privado Bernardo de los Santos Ferrera de 41 años, alias Nacho, a quien interceptaron muy temprano en la mañana del domingo 28 de febrero, cuando iba de camino a su trabajo.

Los desconocidos apuñalaron al hombre numerosas veces. La Policía asegura que investiga el hecho y que analiza los videos de las cámaras de vigilancia, ubicadas en las cercanías de donde ocurrió.

Para la activista Rosa Silverio, el retorno a la paz es urgente ‘’estamos gritando que los buenos somos más y que necesitamos volver a la paz’’ se expresó, mientras caminaba por las calles maltrechas, pedregosas y cubiertas de polvo.

‘’Necesitamos un Santa Lucía sano, habitable, donde vivamos dignamente’’ sostuvo.