A casi una semana de la ejecución de Alejandro Antonio Doñé Galán, propietario de la empresa de envíos a la que la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) ocupó 65 kilos de cocaína camuflada en una carga de vegetales en el Aeropuerto Internacional de Punta Cana, las autoridades no han detenido a ninguna persona por ese hecho.

Diario Libre consultó al vocero de la Dirección Regional Cibao Central de la Policía Nacional, con asiento en Santiago, coronel Juan Guzmán Badía, quien dijo que no se ha detenido a nadie en torno a ese caso.

Agregó que, sin embargo, las investigaciones continúan para dar con los responsables del hecho.

Ultimado tres días después del decomiso

Doñé Galán fue hallado muerto el pasado martes atado en el interior de su vehículo en el sector La Yagüita del Pastor, al sur de Santiago.

El médico legista actuante en el caso certificó su muerte por heridas de bala. Además, presentaba golpes en distintas partes del cuerpo.

Alejandro Antonio Doñé Galán fue encontrado sin vida tres días después de que la DNCD decomisó un alijo que estaba contenido en 248 láminas, con un peso de más de 65 kilos de cocaína, camuflados en una carga de vegetales que serían enviados a Toronto, Canadá. Su empresa, S.A Impor, era la que hacia el envío.

El cargamento fue detectado cuando agentes del organismo castrense supervisaban en el área de carga cuando una unidad canina, alertó de sustancias extrañas en varias cajas cargadas de ajíes, aguacates, buen pan y mangos.

Luego se procedió a realizar una inspección más exhaustiva encontrando un doble fondo en las cajas, donde se introdujeron las láminas, con un peso de 65.69 kilogramos de cocaína, según el análisis del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

En el operativo se apresó el chófer del camión que transportó la carga y su acompañante.