Decenas de personas se manifestaron la tarde de este domingo frente al Congreso Nacional para exigir al presidente Luis Abinader y al Congreso Nacional la incorporación inmediata de las tres causales para permitir el aborto en el Código Penal. Advirtieron que no aceptarán un “bajadero” que busque exonerarles de responsabilidad.

Recordaron que las tres causales son tres situaciones especiales en las que se debe permitir a la persona afectada y a su personal médico mantener o no un embarazo: cuando corre riesgo la vida de la niña o mujer, cuando el embarazo es resultado de violación o incesto, y cuando éste es inviable, es decir, que no tiene posibilidad de dar vida.

Las voceras Katherina Cabrera, de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas; Nilsa López, joven escritora y abogada; y Elizabeth Vélez, de Católicas por el Derecho a Decidir, a cargo de la lectura del manifiesto, alertaron que en el primer mes del año la mortalidad materna aumentó 41% con respecto a enero de 2020.

Mientras que el año anterior completo murieron 208 mujeres por causas vinculadas al embarazo. “Estas muertes pudieron ser evitadas”, explicaron.

En un comunicado advirtieron que la mortalidad materna impacta a toda la sociedad, pues afecta también a las personas que dependen de estas mujeres, como las niñas y niños que dejan en orfandad; y los padres, madres o abuelos, que tenían bajo su cuidado.

Señalaron que las familias empobrecidas son las que más sufren las consecuencias de la penalización total del aborto, pues no tienen los recursos para buscar alternativas cuando corre riesgo su vida o salud.

“Sin causales, ustedes perpetúan el círculo de la pobreza y niegan oportunidades a aquellas familias que enfrentan un embarazo infantil”, indicaron.

Entre 2015 y 2019 dieron a luz 29,487 niñas menores de 16 años. De estas, 1,228 tenían doce años o menos. Según las voceras, un embarazo en estas circunstancias, no solo pone en peligro sus vidas, si no que reduce las posibilidades de tener un desarrollo integral, en lo personal y profesional. Afirmaron que mantener o no un embarazo resultado de una violación, debe ser una decisión de sus familias.

Reclamaron al presidente Luis Abinader y al Partido Revolucionario Moderno (PRM) el cumplimiento de su compromiso de que fueran aprobadas las tres causales.

“No esperamos menos que lo prometido: tres causales en el Código Penal”. Sostuvieron que la vida, la salud y la dignidad son derechos fundamentales que seguirán siendo vulnerados mientras haya una ley que obligue a niñas y mujeres a morir o a desproteger su salud; o mientras se imponga un embarazo forzado resultado de una violación o incesto, sin dar la libertad de decidir.

“Usted no elegiría ese destino para sus hijas, ¿por qué elegirlo para las demás niñas y mujeres del país?”, expresaron.

Aseguraron que las condiciones son las óptimas para dar este paso pues la mayor parte de la ciudadanía ha expresado, a través de encuestas, su respaldo a las 3 causales; distintos sectores de la sociedad han exigido su inclusión en el Código Penal, como los médicos y enfermeras, sector magisterial, sindical, campesino, entre otros; y la posición oficial de los partidos con mayoría en el Congreso es de apoyo a las 3 causales.

Reiteraron la constitucionalidad de las causales, pues se ampara en la protección de al menos cuatro derechos fundamentales: vida, salud, dignidad e integridad de niñas y mujeres. Sostuvieron que, incluso, aquellos que reconocen la vida desde la concepción como: Costa Rica, Perú, Chile, Alemania y Portugal, tienen excepciones a la penalización. Indicaron que los países que mantienen la penalización total en el continente son lo de menor índice desarrollo humano: Haití, Honduras, El Salvador y Nicaragua.

Las manifestantes aseguraron que se mantendrán vigilantes y no aceptarán ningún otro resultado que no sea la inclusión de las tres causales en el Código Penal para garantizar la protección de la vida, salud y dignidad de las niñas y mujeres dominicanas.