El merenguero urbano Antonio Peter de la Rosa, mejor conocido como “Omega el Fuerte”, “está feo para la foto”, pues el Ministerio Público está decidido a devolverlo a la prisión y la tarde de jueves depositó una solicitud de medida de coerción solicitándolo.

La Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional fijó una vista para que el cantante sea presentado en ese tribunal mañana viernes. El Ministerio Público adelantó que pedirán le impongan prisión preventiva, y por si esto fuera poco, también solicitarán a un juez de Ejecución de la Pena la revocación de la pena suspendida por un caso de violencia de género por el que el artista recibió una sentencia.

Desde ayer miércoles, el intérprete de “chambonean sus armas para matarme y aniquilarme”, se encuentra detenido en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, esto después de que amenazara con un arma a un conductor en la vía pública.

Las investigaciones realizadas por el Departamento de Crímenes y Delitos contra la Persona arrojaron que el arma entregada de manera voluntaria por el investigado no se corresponde con la que utilizó al momento de la discusión con el conductor del transporte público ocurrida el pasado domingo, establece un comunicado del Ministerio Público.

La Fiscalía destaca que la pistola de electrochoque entregada por Omega tiene unos detalles amarillos que fueron pintados de color negro, con la intención de que se pareciera a la utilizada en el hecho.

De manera preliminar, el Ministerio Público califica los actos cometidos por Antonio Peter de la Rosa como exhibición, uso y porte ilegal de arma de fuego, delitos previstos y sancionados por los artículos 66, 67 y 79 de la Ley 631-16 sobre Control y Regulación de Armas, Municiones y Materiales Relacionados.

En adición a estos hechos, el Departamento de Captura de Prófugos, Rebeldes y Condenados de la Fiscalía del Distrito Nacional, dirigido por Minerva Batista, ha solicitado al juez de Ejecución de la Pena la revocación de la sentencia que suspendió la pena que cumplía el cantante.

Batista planteó que Omega incurrió en una nueva infracción en el ínterin del cumplimento de la condena, además de que no ha cumplido con las reglas establecidas en la sentencia, infringiendo el artículo 42 del Código Procesal Penal.

El artista urbano había sido sentenciado por incurrir en violencia de género, y con la referida sentencia terminaría de cumplir la pena con una libertad bajo determinadas reglas, las cuales incumplió al dejar de asistir a varias charlas en el Centro de Intervención Conductual para Hombres y, además, portar y exhibir un arma de fuego.