El presidente ruso Vladimir Putin llamó este miércoles a la policía a rastrear a las personas que alientan a menores a sumarse a manifestaciones no autorizadas, en un paso que sigue a una ola de protestas contra el encarcelamiento del líder opositor Alexei Navalny.

Hablando con altos funcionarios del Ministerio del interior, que supervisa la policía, Putin dijo que ellos deberían monitorear más activamente las plataformas sociales y rastrear a quienes “llevan a los menores de edad a acciones ilegales”.

“Es una violación de la ley involucrar años niños en acciones callejeras ilegales y no autorizadas y es necesario responder de acuerdo con ello”, dijo.

El mes pasado, las autoridades rusas acusaron a Leonid Volkov, un importante colaborador de Navalny, de alentar a menores a participar en protestas no autorizadas, lo que pudiera resultar en una sentencia de hasta tres años de prisión.

Volkov, que ha vivido en el extranjero desde 2019, rechazó las acusaciones. El gobierno de Lituania, donde vive Volkov, ha rechazado categóricamente las demandas de una corte rusa de su arresto.

Navalny, el crítico más prominente del presidente Putin, fue arrestado el 17 de enero tras regresar de Alemania, donde pasó cinco meses recuperándose de un envenenamiento con una neurotoxina de la era soviética que él culpa al Kremlin. Las autoridades rusas han rechazado la acusación.

El mes pasado, fue sentenciado a dos años y medio en prisión por violar los términos de su libertad condicional mientras convalecía en Alemania, cargos que ha calificado de vendetta del Kremlin.

Las protestas contra su arresto congregaron a miles de personas en numerosas ciudades rusas y las autoridades respondieron con una represión masiva.