Cuando When Yuh-Line Niou llegó a Albany, Nueva York, para trabajar como asistente legislativa en 2013, asambleístas le agarraron el trasero, insinuaron que ella y su jefa eran una “pareja candente” y se asomaban a su oficina para decidir si la ponían en una lista de “atractiva o no”.

Niou, entonces jefa de despacho de veintitantos años, no lo reportó, temiendo que eso afectaría injustamente a su jefe. Pero la experiencia se quedó con ella.

El lunes, Niou descalificó la respuesta del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a las denuncias de que acosó sexualmente a dos mujeres jóvenes en el gobierno estatal, declaraciones que algunos en redes sociales llamaron una disculpa falsa que culpa a las víctimas por malinterpretar las “bromas inocentes” de Cuomo.

“Desde cuándo es una broma decir ‘¿tienes relaciones sexuales con un hombre mayor?’”, dijo Niou, ahora de 37 años, que fue elegida a la asamblea estatal en 2017, representando a Manhattan. “Sentí que hubo mucho ‘gaslighting’ en lugar de una disculpa, y pienso que muchas mujeres lo vieron así”.

Cuomo, también demócrata, no ha sido visto en público desde que se conocieron la semana pasada nuevos detalles de las quejas de hostigamiento sexual.

Lindsey Boylan, exempleada del gobierno, dijo que Cuomo la besó en los labios, comentó sobre su apariencia y la convocó a una reunión privada innecesaria en su oficina tras una fiesta navideña.

Otra exempleada, Charlotte Bennett, de 25 años, dijo que Cuomo le hizo preguntas sobre su vida sexual, le habló de sentirse solo y le preguntó si estaría dispuesta a una relación sexual con un hombre mayor.

Y el lunes por la noche, una tercera mujer, Anna Ruch, dijo en un artículo en The New York Times que Cuomo le tocó la espalda y el rostro sin su consentimiento y pidió besarle durante una recepción de boda en 2019, apenas momentos antes de conocerse.

Bennet dijo el lunes que el gobernador de 63 años se ha “negado a reconocer o asumir responsabilidad por su conducta predatoria”.

La oficina de Cuomo no respondió el lunes a un pedido de comentario. El gobernador rechazó las acusaciones de Boylan en una declaración y dijo que en el caso de Bennet, él había tratado de ser su mentor.

“Yo he bromeado con personas sobre sus vidas personales, sus relaciones, sobre casarse o no. No trato de ofenderá nadie y solamente busco llevar ligereza y cotorreo a un negocio que es muy serio”, dijo el gobernador en su declaración el domingo.