Poco antes de llegar a los entrenamientos de primavera, el abridor dominicano Frankie Montás contrajo COVID-19 y tuvo que detener sus prácticas con miras a la próxima temporada.

De hecho, hace apenas unos días fue que pudo integrarse a los demás jugadores de los Atléticos de Oakland y pretende recuperar su condición tras superar el virus.

“Me siento bien ahora. Estoy tratando de poner mi cuerpo en forma nuevamente y prepararme para empezar”, dijo Montás vía Zoom. “Antes de contraer COVID, estaba tirando bullpens en vivo. No me va a tomar mucho tiempo volver a ponerme en forma para lanzar”.

Montás no fue el mismo lanzador del 2019 en el 2020, presentando inconsistencia en el montículo y en sus últimas siete salidas fue golpeado sin misericordia por la oposición, terminando con marca de 3-5 y 5.60 de efectividad.

El dominicano reconoce que no la pasó bien y lo principal fue que dejó de divertirse en el montículo.

“Estoy tratando de competir, hacer mi trabajo y divertirme. Disfrutar del juego”, manifestó el serpentinero.

“Siento que el año pasado no me divertí como siempre lo hago. Este año, mi meta es atacar a los bateadores en todas mis salidas y tratar de ayudar a mi equipo lo más que pueda”.

La principal meta del derecho es asegurar su puesto en la rotación abridora de los Atléticos, a pesar de haber sido el abridor del Día Inaugural la temporada pasada.

Montás reconoce que hay una competencia fuerte, con Jesús Luzardo, Chris Bassitt, Sean Manaea y Mike Fiers, además del prospecto A.J. Puk.

“Creo que eso me da más hambre”, expresó Montás.

“Tenemos una gran rotación, así que considero que todos tenemos que redoblar nuestros esfuerzos. Nuestra rotación es una de las mejores ahora mismo y no quiero quedarme atrás. Quiero poder competir con todos los muchachos”.