Tres mujeres que trabajaban para una estación privada de radio y televisión en el este de Afganistán fueron asesinadas a disparos el martes en ataques separados, informó el editor de noticias de la estación.

Shokrullah Pasoon, de la estación Enikass en Jalalabad, dijo que una de las mujeres, Mursal Wahidi, caminaba hacia su casa cuando los hombres abrieron fuego, según testigos.

Las otras dos empleadas —a quienes Pasoon identificó sólo como Shahnaz y Sadia— fueron abatidas fatalmente en un ataque separado, también mientras caminaban a casa desde el trabajo. Otras dos personas, aparentemente transeúntes, resultaron heridas en el ataque a disparos.

Afganistán es considerado uno de los países más peligrosos del mundo para los trabajadores de los medios de comunicación. Los asesinatos del martes elevaron a 15 el número de trabajadores de los medios asesinados en el país en los últimos seis meses.

Las tres mujeres traducían dramas populares producidos en Turquía e India a las lenguas dari y pashtu, locales de Afganistán, precisó Pasoon.

Nadie reivindicó los homicidios, pero en diciembre, un grupo afiliado al grupo Estado Islámico con sede en el este de Afganistán se atribuyó el homicidio de otra empleada de Enikass, Malala Maiwand.

El portavoz de Talliban, Zabihullah Mujahid, negó cualquier implicación de su organización en los asesinatos. En un comunicado, el presidente Ashraf Ghani condenó los atentados y dijo que “los ataques contra compatriotas inocentes, especialmente mujeres, son contrarios a las enseñanzas del islam, la cultura afgana y el espíritu de paz”.

Los asesinatos son parte de un repunte reciente en los asesinatos selectivos en Afganistán, desde el año pasado, tras la firma de un acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes en febrero de 2020. Los talibanes han negado su participación en la mayoría de los asesinatos selectivos. Tanto los talibanes como el gobierno se culpan mutuamente de realizar los ataques para desacreditar el acuerdo de paz o buscar más concesiones.

El gobierno del presidente estadounidense Joe Biden está revisando el acuerdo que contempla la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN para el 1 de mayo. Las autoridades dicen que no se ha tomado ninguna decisión.