Familiares de los hermanos que hace seis días fueron secuestrados en Haití se mantienen en vilo, a la espera de noticias que les confirme que los jóvenes siguen con vida.

Aunque las autoridades haitianas les informan que los secuestrados están bien, para los parientes de Michael Enrique y Antonio Gerer Campusano Féliz la angustia es cada vez mayor.

“No tengo noticias de mis hermanos, dicen que están bien pero no tengo una prueba de vida, una foto, una imagen que me diga que están bien”, dijo Genes Campusano, quien es gemelo de uno de los secuestrados y hermano mayor del otro que también permanece como rehén de una peligrosa banda que se dedica a raptar personas para pedir recompensa.

Genes Campusano formaba parte del equipo que regresaba de firmar una película en la ciudad Jacmel, en un convoy formado por 17 vehículos, donde había ocho policías vestidos de civil; dos delante y detrás del grupo y el resto esparcido en el medio.

En conversación con la periodista Alicia Ortega, narró que él iba en un vehículo más adelante que sus hermanos y que cuando llegó al lugar de destino, al no ver al resto del equipo, preguntó por qué no habían llegado y es en ese momento que se entera del secuestro.

“Ya tenemos seis noches y uno prácticamente ni duerme, pensando a qué hora me van a llamar o a qué hora los van a liberar. Todos los días me levanto con buenas noticias y me acuesto sin tener ninguna”, sostuvo.

Además de los hermanos fue secuestrado el haitiano Junior Albert Augusma, quien es estudiante y trabaja de intérprete para la productora de cine Muska Group, que contrató a los dominicanos para una película.

El equipo de rodaje fue interceptado por hombres fuertemente armados la noche del sábado 20 de febrero en la entrada sur de Puerto Príncipe, cuando regresaban a la capital tras filmar en la ciudad costera de Jacmel.