Las autoridades haitianas cifraron este viernes en 25 el número de fallecidos durante una fuga de la prisión de Croix-des-Bouquets, cercana a la capital, donde este jueves se produjo un sangriento motín.

Entre los 25 muertos hay seis presos, el jefe de la prisión, Paul Hector Joseph, y varios ciudadanos atacados por fugitivos que huyeron del centro penitenciario, informó el secretario de Estado de Comunicación, Frantz Exantus, durante una breve conferencia de prensa.

Según las autoridades, la Policía Nacional continúa buscando a unos 200 reclusos que permanecen fugados, tras haber logrado detener a 69 reos evadidos de la prisión.

Uno de los fugados fue Arnel Joseph, uno de los principales cabecillas de bandas armadas de Haití, quien fue abatido hoy por la Policía Nacional en Lester (Artibonite), cerca del Tribunal de Paz cuando, al parecer, se dirigía a reencontrarse con su grupo armado.

Considerado uno de los bandidos más peligrosos del país, Joseph era conocido por los métodos violentos con los que su banda controlaba la barriada de Village de Dieu, en Puerto Príncipe.

Arnel Joseph fue detenido en julio de 2019 después de meses de persecución y permanecía en prisión preventiva en Croix-des-Bouquets a la espera de ser juzgado por homicidio y otros cargos, hasta que ayer se escapó tras el sangriento motín.

La Oficina de Protección al Ciudadano, a través de un comunicado, afirmó ayer que la cárcel de Croix-des-Bouquets ‘fue objeto de una evasión espectacular’, en la que ‘decenas de presos tuvieron tiempo de franquear los muros de la prisión’.

El presidente de Haití, Jovenel Moise, condenó el suceso este viernes a través de su perfil de Twitter: ‘Condenamos la fuga de Croix-des-Bouquets e instamos a la población a mantener la calma’. La Policía Nacional ‘recibe instrucciones de tomar todas las medidas necesarias para controlar la situación’, añadió.

La cárcel de Croix-des-Bouquets alberga a centenares de presos, entre ellos miembros de bandas armadas y también a varios opositores al presidente Moise que fueron arrestados el 7 de febrero pasado, acusados de planear un golpe de Estado contra el mandatario.

Haití vive actualmente una profunda crisis política que se agravó el 7 de febrero con la denuncia del golpe de Estado y la detención de una veintena de opositores implicados en la supuesta trama.

Esta denuncia ha alimentado las manifestaciones opositoras contra Jovenel Moise, que desde entonces se han producido prácticamente a diario en la capital haitiana.