Nacido en Santo Domingo, el 25 de febrero de 1816, el prócer Matías Ramón Mella y Castillo, militar y revolucionario, descolló como un hombre fundamental en los momentos determinantes de las refriegas independentistas.

El hijo de Francisca Castillo y de Antonio Mella Álvarez se comprometió con entusiasmo y vigor con la causa separatista. Aunque Mella no formó parte del grupo de los fundadores de la sociedad secreta La Trinitaria, se convirtió en uno de los más destacados colaboradores de Juan Pablo Duarte.

Mella estuvo casado con Josefa Brea, miembro de una reconocida familia, con quien procreó cuatro hijos: Matías Ramón, Dominga América María, Antonio Nicanor e Idelfonso

En 1835, en la dominación haitiana laboró como encargado de la comunidad de San Cristóbal, y en esa zona se dedicó a comerciar con el corte de madera.

El patriota desempeñó un papel fundamental la noche del 27 de Febrero de 1844, cuando hizo el disparo que anunciaba el nacimiento de la República, señal convenida de antemano por los patriotas. Entonces tenía 28 años.

Previamente, firmó el manifiesto del 16 de enero de 1844, llamado también acta de separación.

En la etapa previa a la declaración de independencia, Juan Pablo Duarte le hizo importantes encomiendas a Mella, quien viajó a Les Cayes, Haití, para hacer una alianza entre los trinitarios y los reformistas haitianos, que buscaban derrocar al presidente Jean Pierre Boyer, finalmente depuesto en marzo de 1843.

Mientras laboraba a favor de la independencia, Mella fue hecho prisionero en Cotuí por el general Charles Rivière-Hérard y puesto en libertad a finales del 1843.

Luego de la proclamación de la independencia, Mella organizó la región cibaeña para oponerse a los posibles ataques haitianos y partió hacia el sur para incorporarse a los combatientes.

Después de que los haitianos se retiraron, proclamó a Duarte presidente de la República, para evitar que ocupara el poder alguno de los llamados afrancesados, partidarios del colonialismo, por lo cual fue expatriado por Pedro Santana hacia Europa. Luego se estableció en Puerto Rico y no volvió al país hasta 1848.

A su regreso, se sumó a las luchas entre las facciones conservadoras y respaldó a Santana, con el que rompió relaciones posteriomente, entre otras razones, debido al interés del caudillo de que se produjera la anexión a España. El nacionalismo del prócer se reafirmó cuando apoyó a los restauradores en 1861. Murió en Santiago, el 4 de junio de 1864, en plena guerra restauradora. Era vicepresidente de la República en armas y ministro de la Guerra.

Según relató el historiador Pedro Troncoso Sánchez, Mella formó parte de la primera Junta Central Gubernativa, formada en la Puerta del Conde, compuesta además por Francisco del Rosario Sánchez, José Joaquín Puello, Remigio del Castillo, Wenceslao de la Concha, Mariano Echavarría y Pedro de Castro y Castro.

Tras la proclamación de la independencia, el general Pedro Santana declaró traidores e infieles a la patria y desterró a Juan Pablo Duarte, a Francisco del Sánchez y a Matías Ramón Mella y a los comandantes Pedro Pina, Gregorio del Valle y Juan Jiménez, al capitán J. J. Illas.