Juan Isidro Pérez era intenso, apasionado y un fiel compañero de Juan Pablo Duarte, en las lides por alcanzar la libertad de su patria. Este militante de la lucha independentista nació en Santo Domingo el 19 de noviembre de 1817 y murió el 7 de febrero de 1868.

Era hijo de María Josefa Pérez de la Paz y Valerio y de Valentín Morales, en cuya casa se fundó La Trinitaria. Fue discípulo del sacerdote Gaspar Hernández, con quien realizó estudios de latín y filosofía. También era conocido por sus destrezas como espadachín.

Pérez fue uno de los trinitarios que actuaban en las obras de teatro, a través de la sociedad La Dramática.

Su actuación sobresalió en la obra La viuda de Padilla, de Francisco Martínez de la Rosa, cuya puesta en escena fue todo un acontecimiento en Santo Domingo, ya que la selección de la pieza resultó muy acertada, pues su tono y el contenido de los diálogos, que expresan la defensa de los derechos de los protagonistas, sintonizaron con los sentimientos del público.

Luego de que fuera proclamada la independencia, Pérez laboró como secretario de la Junta Central Gubernativa hasta que Pedro Santana se autoproclamó presidente.

El patriota fue víctima de un atentado por parte de seguidores de Santana y tuvo que asilarse en el consulado francés. El 22 de agosto de 1844 salió desterrado de la isla, junto a Juan Pablo Duarte y otros activistas que como él fueron declarados “traidores a la patria” por el gobierno santanista.

El historiador Emilio Rodríguez Demorizi escribió el libro titulado El ilustre loco, acerca del patriota.