Las autoridades penitenciales informaron este lunes que desarticularon bandas y ocuparon cientos de artículos prohibidos dentro de la Penitenciaría Nacional de La Victoria.

En un comunicado de prensa, la Dirección General de Prisiones detalló sobre la ocupación de armas blancas de diferentes pulgadas, 22 tijeras de diferentes diámetros, dos relojes inteligentes, 127 celulares de diferentes marcas y colores, 50 chips para celulares, 117 radios AM–FM y 25 dispositivos de amplificación de música.

En cuanto a sustancias controladas y bebidas alcohólicas, descubrieron 316.48 gramos de cocaína, 26.5 gramos de crack y 505 gramos de marihuana, 10 cubetas de vino, cinco cubetas y un botellón de cinco galones que contenían ron de fabricación artesanal clandestina y 25 latas de cerveza.

Además, 36 botellas de una marca reconocida de ron, también en un galón y en una caja de jugo de naranja; así como un galón que contenía whisky y varias botellas de agua con cemento para pegar. A estas sustancias se suman 160 porciones de distintas drogas detectadas en la más

reciente requisa

.

Los agentes actuantes ocuparon también 17 balanzas para pesar drogas y decenas de cajetillas de cigarros de diferentes marcas.

El encargado de Seguridad de La Victoria, coronel Ronald Féliz Batista, comunicó que las autoridades del penal lograron estos resultados en sucesivos operativos realizados desde el 10 de noviembre hasta la fecha.

El objetivo, agregó, es elevar los niveles de disciplina de los presos y contrarrestar la planificación de crímenes desde el interior de la penitenciaría.

“La detección de estos objetos, en colaboración con la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), fue posible gracias a un servicio de vigilancia que también logró identificar a los responsables de la red criminal, que como consecuencia de sus actos fueron trasladados a otros penales”, destacó la nota.

“Estas acciones buscan desarticular una estructura mafiosa que ha operado por años en La Victoria, como parte del programa que desarrolla la Dirección General de Prisiones para el adecentamiento y dignificación de los centros penitenciarios, según directrices de la Procuraduría General de la República”, agregó.

Entre los internos remitidos a otros centros se encuentra José Antonio de Jesús Lugo, alias Ranquiao, quien organizaba crímenes y era el mayor distribuidor de drogas de La Victoria.

José Osvaldo Valdez, alias El Toro, fue trasladado en momentos en que planificaba el asesinato de una mujer.

También a Rodolfo Cedeño, del caso por narcotráfico y lavado de activos relacionado con César Emilio Peralta, le ocuparon objetos para un festejo de cumpleaños para el que se preparaba.

A varios de los trasladados se les atribuye el control de la distribución de drogas o la fabricación y venta de alcohol en el penal, así como acciones de rebeldía y reacción violenta a las medidas disciplinarias.

La Dirección General de Prisiones reiteró que trabaja para que todo el sistema penitenciario responda a protocolos de disciplina que redunden en bien de la seguridad tanto de los internos como de la sociedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *