La Guardia Costera de Estados Unidos ha interceptado a 110 migrantes procedentes de Haití a unos 80,5 kilómetros frente a las costas de Cabo Haitiano, una comunidad ubicada al norte del país caribeño.

En un comunicado, la Guardia Costera, quien informó que los migrantes ya fueron devueltos a Haití, ha detallado que los agentes costeros estadounidenses divisaron una embarcación «sobrecargada» de personas el viernes, por lo que decidió desviarse y acomodar a los migrantes «por precaución».

El capitán de la embarcación Resolute, el comandante Justin Vanden Heuvel, ha alabado a la tripulación del barco por «asegurar la seguridad» de los migrantes en el mar, además de por «crear una atmósfera de compasión y dignidad antes de la repatriación».

Una vez a bordo de una embarcación de la Guardia Costera, los migrantes reciben alimentos, agua, refugio y atención médica básica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *